Responsabilidad social corporativa

RSE como modelo de Gestión
La Responsabilidad Social en la Empresa es un nuevo modelo emergente y alternativo de gestión, lo que en momentos como el actual, en el que se constata el fracaso de un modelo basado únicamente en la obtención de beneficios económicos, resulta imprescindible.

Este modelo alternativo está comprometido con la sociedad, defendiendo los intereses colectivos sobre el lucro personal, y donde la integridad moral y el respeto a los demás se convierten en la primera ley universal, por encima de cualquier otro fin.

La ética profesional como garantía de responsabilidad
El sustento de la responsabilidad social de la empresa está en la concepción de las organizaciones como entidad que responde a criterios éticos de comportamiento, velando por el cumplimiento de un código en todas sus actuaciones, y exigiendo el mismo trato a sus proveedores.

Los tres pilares de la RSE
De este modo, se entiende que la Responsabilidad Social de las Empresas abarca tres aspectos fundamentales: responsabilidad económica, responsabilidad social y responsabilidad medioambiental. Atender a estos tres aspectos es fundamental para hacer de la empresa un proyecto legitimado socialmente y perdurable en el tiempo.

- Responsabilidad económica:
Una de las acciones más importantes que toda empresa debe desarrollar es la de generar riqueza en el entorno en el que desarrolla su actividad productiva (empleo, innovación, impuestos, etc.).

Esta tarea es fundamental también para el propio desarrollo de la empresa, pero la riqueza que se genere ha de basarse en valores y prácticas universalizables. Obtener beneficios y minimizar los costes de cualquier tipo, bien sean económicos, medioambientales, sociales, etc. es una tarea primordial que toda empresa socialmente responsable debe asumir y desarrollar.

- Responsabilidad social:
La empresa, para ser una institución legitimada socialmente, ha de dar respuesta a las demandas que la sociedad le plantea desde los valores y las pautas de comportamiento que la propia sociedad le indica. De este modo, la empresa conseguirá estar integrada en el
entorno en el que está inserta.

- Responsabilidad medioambiental:
La empresa también expresa su responsabilidad social a través del cuidado de su entorno físico. Este aspecto se convierte en una necesidad imperiosa para la propia subsistencia de la empresa, ya que si bien en España una gran parte de los asuntos medioambientales se encuentran legalmente regulados, por otro lado el respeto y cuidado del medioambiente es una cuestión clave para llevar a cabo un desarrollo sostenible.

Una empresa socialmente responsable: Arbotante Patrimonio e innovación S.L.

Arbotante es una empresa socialmente responsable, que invierte en iniciativas sociales, destinando un porcentaje de su presupuesto anual en iniciativas a favor de la mejora del entorno y de las condiciones de vida de las personas.

Entre las acciones socialmente responsables llevadas a cabo hasta el momento destacan las siguientes:

Si podemos formularnos la pregunta: ¿soy o no responsable de mis actos?, significa que si lo somos.

Fiodor Dostoievski.